Entrevista a Diego Latorre

Deja un comentario

Diego Latorre, ex futbolista y actual comentarista en Fox Sports y Radio del Plata:

“Cuando uno va a contracorriente de todo eso que pregona corre un riesgo”

Diego Latorre (Buenos Aires, 1969), exfutbolista y actual comentarista en Fox Sports y Radio del Plata. Defendió las camisetas de Boca Juniors, Fiorentina, Tenerife y Cruz Azul, entre otros equipos. Además logró la Copa América con la selección Argentina en 1991. Habla sobre cómo vive este deporte en su labor de comentarista,  sobre Messi, el próximo Mundial y, en general, sobre todo lo que rodea al fútbol.

-1) ¿Cómo se vive el fútbol desde la perspectiva del analista o periodista?

-Se trata de tener una mirada neutral. No lo analizo según mis emociones, aunque yo creo que el que analiza el fútbol se tiene que dejar emocionar por el contenido. No mediante un análisis tendencioso o afectuoso. Mi etapa de futbolista en ese sentido se canceló, se cerró, y ahora creo que el periodismo obtiene una gran responsabilidad que es la de comunicar, y trato de hacerla desde esa premisa.

-2) ¿Se sufren más los partidos desde el césped o detrás de un micrófono?

-Los disfruto más que sufrirlos. Los miro desde lejos pero me involucro sin el protagonismo que antes tenía y tratando de transmitir de alguna manera las experiencias que fui viviendo, aunque los tiempos no son los mismos y los protagonistas son otros. Me siento jugador, me voy a sentir jugador toda la vida porque es mi naturaleza, pienso como jugador de fútbol aunque el rol de comunicador es diferente.

3) Usted jugó en Boca Juniors con un delantero como Batistuta. ¿Cree que esa clase de delantero se ha ido perdiendo con los años?

-Sí, el fútbol trata de ir para el lado de la armonía colectiva. Esos jugadores siguen teniendo en sus equipos un papel principal. Porque los goles, en definitiva, terminan midiendo el desarrollo de un partido, y los especialistas se las ingenian siempre para estar presentes. Pero el fútbol se entiende ahora de otra manera, sobre todo en Europa. Argentina todavía conserva esos rasgos más individuales, pero en Europa el fútbol se vive de manera más integral. El jugador, el especialista, el que solo entiende de una función específica o se ha ido completando, ha ido adquiriendo muchos más conceptos futbolísticos. Los entrenadores ya prefieren o valoran otro tipo de características en un jugador.

4) Esas características de las que usted habla las aplica Guardiola, un entrenador que estudia todo tipo de detalles ¿Hasta qué punto se puede dominar la imprevisibilidad del juego?

-Creo que hay un guión, hay un plan o una táctica que es el instrumento del patrón de juego de cada entrenador, pero en el fútbol van a seguir sucediendo un montón de cosas que están fuera del menú del día. Eso es lo maravilloso de este juego. Entonces, ese componente de azar cuando empiezan a interactuar los jugadores y la pelota empieza a rodar, va a seguir existiendo y es lo que hace mágico al deporte. Está fuera del libreto y de lo esperable. Lógicamente uno no tiene que reducir el fútbol solo a eso, ni apostar por cuestiones vinculadas con lo mágico, pero sí esas jugadas que obtienen un factor determinante a veces en la psicología de un partido van a seguir sucediendo, y van a ser incontrolables para los entrenadores.

5) Por lo tanto, ¿hasta qué punto se da esa suerte o acierto?

-Uno como entrenador o como futbolista en los entrenamientos tiene que prepararse para reducir el margen de error. Fundamentalmente a qué quiero jugar, si los jugadores coinciden con mi forma de entender el juego. En definitiva, todo lo que hace a un equipo de fútbol y sus circunstancias de un partido. Después, lógicamente, suceden cosas y yo creo que ahí es el espíritu del equipo el que se impone. Ahí sí creo que el entrenador tiene una verdadera incidencia, en motivar, en la penetración de un mensaje, en el liderazgo. También puede elevar el nivel de un equipo, hacerlo más o menos impenetrable.

6) Panzeri, periodista deportivo argentino, decía: “El fútbol, para ser serio, tiene que ser juego”. Usted que ha sido futbolista, ¿hasta qué punto o cuándo el fútbol, llevado a lo profesional, deja de ser un juego?

-En el momento en el que se transformó en una industria. Hoy en día el fútbol está bastante deshumanizado, no importan los valores del juego sino lo que el juego produce. Todo el aparato que hay alrededor, que es una maquinaria bastante cruel con los aficionados o con los propios protagonistas, afecta al menos a la gente que vive exclusivamente del negocio. Yo lo sigo concibiendo como un juego. Para mí la naturaleza lúdica del fútbol, y lo que significa el fútbol como arte de nuestro patrimonio cultural, no va a perder nunca el significado. El fútbol es importante en mi vida y en las que lo consumen.

7) Usted en un artículo en el diario El País decía: “El F. C. Barcelona es un equipo que necesita evolucionar para permanecer en la excelencia”. ¿Es posible llegar a la excelencia cambiando ciertos aspectos que le han hecho invencible?

-El Barcelona tiene un idioma bastante particular, no hay que compararla con las excelencias de otros equipos, tiene un espejo muy claro en el que mirarse. No hay que confundir conceptos con recursos. Creo que un equipo puede adquirir recursos para ser menos vulnerable, ser más completo, tener más alternativas. Pero en el caso del Barça son los conceptos del juego los que lo han hecho uno de los mejores equipos de la historia. Últimamente el equipo tiende a querer ser un poco más vertical, reducir el juego a dos-tres pases o a contraatacar.

8) ¿Quizá se estén alejando algo de la idea central de este equipo?

-Sí, son acciones del juego que se alejan de lo que todos conocemos. La idea de la participación colectiva, avanzar en bloque, el engaño sistemático mediante pases cortos que hipnotizan, la salida de balón desde atrás, etc. Los jugadores lo van sintiendo desde pequeños, uno no puede ir contra esa clase de enseñanza o docencia que han tenido los jugadores desde que entran en la Masía. Los jugadores que adquiere el Barcelona llegan a su capacidad individual, pero siempre dentro de las normas que el club ha manejado. Yo veo que hay una tendencia a querer dotar al equipo de ciertos aspectos del juego que parece ser que lo van a hacer más plural si se aceptan, pero creo que están deformando o estropeando la idea principal del Barcelona. Y eso es peligroso.

9- Hablemos ahora sobre un club que usted sigue de cerca, el Arsenal. ¿No cree que estamos viendo un equipo más pragmático?

-Sí, es más consistente, es cierto. Es una fórmula que por lo menos temporalmente está yendo bien, le está dando resultados. También el Arsenal, con los matices que tiene, es un equipo que me resulta difícil verlo jugar a otra cosa. Cuando uno va a contracorriente de todo eso que pregona y que tanto inculcó, en este caso desde pequeño, corre un riesgo. Creo que hay una edad de maduración. Hay futbolistas que han acompañado al entrenador, Arsène Wenger, y que, independientemente de las compras y ventas, existe una plataforma muy sólida en la que él confía. Se percibe que el equipo tiende a equivocarse menos individualmente, asimilan mejor lo que pasa en el partido.

10-¿Hasta qué punto la llegada de Özil puede cambiar al Arsenal, un equipo que en esa posición ya tenía grandes jugadores?

-Le dio ese salto de jerarquía al equipo, un convencimiento, y la influencia que tienen unos jugadores dentro de un plantel. Este tipo de jugadores, que no solo juegan por ellos, multiplica el rendimiento de los compañeros. Le añadió al equipo ese puntito que le faltaba, veo que es el puente entre la jugada elaborada y el gol. Tiene esa imaginación, el pase, la conducción y las herramientas para hacerlo.

11-Aprovechando que ya queda menos para el Mundial, dialoguemos sobre la figura de Messi. Está en la edad idónea pero, ¿no cree que es demasiada exigencia el Mundial para Messi?

-Sí, claro. Yo no voy a evaluar o considerar que tenga que ganar el Mundial él solo. Eso es una locura. El que ha jugado al fútbol alguna vez, y lo analiza con cierta seriedad y responsabilidad, no puede decir una barbaridad de ese tamaño. Messi será un eslabón más, tal vez el más importante, pero no creo que Messi sea capaz de ganarlo en solitario. Tiene mucha exigencia, mucha presión. Pretendemos que él sea el vengador de todos estos años de frustraciones del fútbol argentino. Ojalá pueda explotar lo mejor posible, pero no creo que la demanda exagerada le haga bien al resto ni al propio jugador. Un equipo de fútbol es mucho más que el mejor jugador del mundo, o al menos así debería ser.
12-Usted jugó con Maradona en su última etapa en Boca Juniors. Según usted, ¿qué es lo que diferencia y hace iguales a él y a Messi?

-Maradona tenía un sentido de pertenencia mucho más grande, era más nuestro, más propio y nos reflejaba mucho más que Messi. No es culpa de él, por supuesto. Por nuestra idiosincrasia, Maradona tenía como un efecto sobre nosotros. Además era el mejor de todos porque en las grandes citas, y en los grandes acontecimientos, dejaba su sello. Eran otras épocas, en la que había mucha menos información y los jugadores como Diego, que es único e irrepetible, podían hacer lo que querían. El mundo no podía tener la cantidad de herramientas que hoy tienen para poder estudiar a Messi al milímetro. De todas maneras, Maradona ha sido un jugador excepcional. Ha hecho cosas que me resultan difíciles de compararlo. Creo que son épocas diferentes, circunstancias distintas, otros equipos y otra selección. Bilardo sí supo rodear a Diego para el Mundial de 1986, le dio un papel fundamental. Cada pieza estaba encajada como para que Maradona sacara lo mejor de sí mismo y a su vez potenciar al resto, y que ese resto le potenciara a él. Espero que eso lo consiga Sabella y que podamos jugar bien al fútbol, que es lo principal.

13) Para finalizar, ¿todo lo que no sea una victoria de Brasil será una sorpresa?

-Bueno, sí. Brasil tiene un gran poderío sentimental y económico. Están haciendo todo lo posible para que sea un Mundial inolvidable. Con toda la pasión y euforia que se vive en ese país, se respira fútbol, hay una exageración en Brasil. Los sentimientos se exageran muchísimo. Uno aún recuerda la gesta de Uruguay en 1950 en Maracaná. Quiero decir que el fútbol les genera algo muy fuerte y se van a hacer sentir en el Mundial, por supuesto. No va a ser solamente parte del decorado, sino también van a llevar eso a la cancha. Después lo que suceda en la competencia corta, con todo lo que significa un Mundial, que una jugada pueda cambiar el destino, el margen de error y todo eso se vio en los últimos Mundiales. Cómo España estuvo tan cerca de ser eliminada por Paraguay y después salió campeona. Por eso uno no se atreve a hacer un juicio tan rotundo, pero creo que va a ser un Mundial atractivo y que Brasil va a tener un aliado que es el entorno.

Anuncios

“La locura hecha normalidad”

Deja un comentario

No, no queremos vuestro dinero. Sí, son 63 millones de euros por un jugador de fútbol, una locura.

¿Y si no los cogemos? Bueno, ya no nos queda otra, los cogemos e intentamos hacer un gran equipo con ello. Se han rechazado 40 e incluso más de 50 millones, además de diferentes tipos de tratos donde entraban segundos jugadores. Una locura vaya, cómo decir que no a semejantes cifras de dinero. Si desde París vienen con algo más de 100 millones de euros para llevarse a tus dos mejores jugadores, nada o prácticamente nada puedes hacer para retenerlos en Nápoles.

Eso sí, nadie nos quitará estos tres años donde creíamos que todo era posible con él en el ataque. Remontadas imposibles donde hacer dos goles, tres e incluso cuatros goles era lo normal. La normalidad rodeada de la locura que invade Nápoles, eso es Edinson Cavani. Deja al equipo en la segunda posición tras 29 goles en liga (dos meses sin anotar) y de nuevo en la Champions League. ¿Qué más le podemos pedir? Sí, que se quedase con nosotros hasta el 2017. Pero ambas partes sabíamos que eso no iba a suceder, mejor ahora en lo más alto que años después en una situación diferente.

¿Qué nos deja Cavani? Concretamente en 136 partidos 104 goles. Tercer máximo goleador de la historia del Napoli tras Diego Armando Maradona (115 goles en 7 años) y Attila Sallustro (111 goles en 11 temporadas). Podríamos llegar a la conclusión de que Cavani es el segundo jugador más importante del club. Tras varios años en las catacumbas del Calcio, trajo una Coppa Italia ante la Juventus. Hacía  décadas que la ciudad de Nápoles no sabía lo que era el sabor de un título.

Con ese mismo sabor despedimos a Edinson Matador Cavani.

Un goleador de cualquier época: Batistuta

Deja un comentario

¿Qué es Grabriel Omar Batistuta? Argentina, Serie A, pero sobre todo gol, mucho gol. Un apodo que lo dice todo: “Batigol”.

Un jugador que puede afirmar haber jugado en River y Boca, triunfado en la Serie A y además ser el máximo goleador nacional con Argentina. Me resulta algo difícil hablar sobre él, pues ha sido uno de mis grandes ídolos. Era un delantero que lo hacía todo de forma fácil, sencilla. Quizá esta sencillez hacía todavía más complicado frenarle. No se adornaba en exceso, en cuanto podía sacaba su cañón y miraba a portería o se movía entre la línea rival para superar al portero. Podría haber jugado en cualquier época y no tengo ninguna duda de que habría triunfado en cada una de ellas.

Muy pocos jugadores extranjeros han dejado tanto calado en la Serie A como Batistuta. Pasó por tres grandes clubes, pero en los dos primeros es donde dejó huella. Es el 10º máximo goleador histórico de la Serie A con 184 goles.

Fiorentina

Llegó a Italia, previo paso por Newell’s, River y Boca, con tan solo 22 años. Por aquel entonces la Serie A estaba en lo más alto del panorama mundial, las grandes décadas de los 80 y 90. El joven argentino llegó a una liga que contaba con delanteros como: van Basten, Baggio, Careca, Zola, Vialli, Signori, Mancini, Papin etc. La Fiorentina venía de ser un club importante en la década anterior, aunque no pudo ganar muchos títulos debido a la gran competencia que se vivía entonces. Ya en su primera temporada (91/92) anotó 13 goles, prácticamente no volvería a bajar de esa cifra como jugador viola. En nueve temporadas en Florencia, pasó en cuatro ocasiones por encima de 20 goles en la Serie A. Su mejor temporada fue la 94/95, anotando 26 goles en 32 partidos. En esos años en la Fiorentina, coincidió con jugadores de la talla de: Toldo, Rui Costa, Márcio Santos, Kanchelskis, Mijatovic, Effenberg, Brian Laudrup, Diego Latorre, Dunga o Mazinho. En la temporada 92/93 la Fiore descendió a la Serie B, pero Batistuta permaneció en el club, todavía los aficionados se sienten agradecidos ante este hecho. Siempre mantuvo una regularidad en cuanto a cifras goleadoras, casi siempre entre los 5  máximos del Scudetto.

Ronaldo-Batistuta

Roma

Tras nueve años gloriosos en Florencia, Batistuta partió a la capital italiana. Coincidió con la última Roma campeona de liga, un equipo absolutamente brutal. Dirigidos por Capello, este era el XI de aquella Roma: Antonioli; Cafú, Zago, Samuel, Zebina; Tommasi, Emerson, Candela; Totti, Batistuta y Montella. En el banquillo estaban: Aldair, Nakata, Assunçao, Delvecchio o un joven De Rossi. En las siguientes temporadas fue perdiendo protagonismo y jugando mucho menos.

Inter

En enero del 2003 llegó cedido a Milán, en tan solo 12 encuentros anotó 2 goles. A final de temporada dejó Italia rumbo a Qatar, olvidó el fútbol de primer nivel.

La década dorada de Batistuta en la Serie A.

91/92 Llega, 13 goles 12ºposición y 5º máximo goleador (Fiorentina).

92/93 16 goles, 16º posición (descenso) y 5º máximo goleador.

93/94 16 goles,  Serie B 1º posición  y 3º máximo goleador.

94/95 26 goles, 10º posición y máximo goleador.

95/96 19 goles, 4º posición y 4º máximo goleador.

96/97 12 goles, 9º posición y 15º máximo goleador.

97/98 21 goles, 5º posición y 4º máximo goleador.

98/99 21 goles, 3º posición y 2º máximo goleador.

99/00 23 goles, 7º posición y  2º máximo goleador.

00/01 20 goles, 1º posición y 4º máximo goleador (Roma).

*Jugó dos temporadas más en la Roma y media en el Inter.

Todas las caras de Batistuta.

Newell's River

Boca Fiorentina

Roma Inter

Cuando todos querían jugar en Italia

2 comentarios

No hace tanto tiempo la liga de moda era la Serie A, allí se reunían los mejores jugadores y equipos del panorama. Hoy en día con algo más de perspectiva podríamos decir que la década de los 80 fue la mejor época del Calcio y posiblemente hasta nuestros días la liga con mayor estatus. El nivel de la gran mayoría de conjuntos estaba muy igualado, aunque como ocurre casi siempre hay un equipo que destaca un poco por encima del resto. Al inicio de la década la Juventus era el rival a batir pero a partir de la mitad, numerosos equipos compitieron por ser el mejor club de Italia. Más allá de La Vecchia Signora los grandes de la península también estaban al pie del cañón: Milan o Inter. Lo cierto es que hubo invitados inesperados que dieron mucha guerra durante aquellos años, como por ejemplo: Napoli, Roma, Sampdoria, Verona, Udinese, Torino o Fiorentina. Entre todos ellos compartieron gloria, títulos y sobre todo jugadores únicos.

Siempre se ha dicho que no basta con demostrar la hegemonía en los campeonatos nacionales, también hay que  dejar huella más allá de las fronteras. Los equipos italianos dieron la talla en las diferentes competiciones europeas e internacionales. Tan solo hay que ofrecer un dato para corroborar que la hegemonía italiana era latente en todo el continente. En los diez años que duró la época dorada del Calcio, conquistaron once títulos. Además de llevarse numerosos títulos, en varias ocasiones disputaron finales, semifinales etc. Eran plantillas muy amplias, llenas de los mejores jugadores del momento.

Para dar a conocer mejor la década de los 80 analizaré uno a uno los equipos más influyentes de entonces. Para ello recordaré los jugadores que había en sus plantillas y los títulos que ganaron. No solo existió la gloria para los grandes equipos italianos, también alguno descendió a la Serie B con jugadores de enorme calidad, y otros tantos no lograron conquistar ningún título pero sí dejaron una imborrable huella en sus aficionados.

JUVENTUS

El equipo de Italia fue el más importante del decenio. A La Vecchia Signora le acompañaron tanto los grandes jugadores como además varios títulos. En primer lugar analizaremos sus títulos tanto nacionales como internacionales:

-4 Scudettos (80/81, 81/82, 83/84 y 85/86)
-2 Coppa Italia ( 82/83, 89/90).
-1 Copa de Europa (84/85)
-1 Intercontinental (1985)
-1 Recopa de Europa (83/84)
-1 Copa de la UEFA (89/90)
-1 Supercopa de Europa (1984)

La Juventus se trata del club que más títulos conquistó en aquella década de los 80. Al inicio su plantilla era bastante superior a la de sus rivales pero con el paso del tiempo, los otros clubes ficharon nuevas estrellas y así el nivel se igualó. Tras la marcha de Platini, los de turín perdieron mucha fuerza y hasta el último año del decenio no ganaron nuevos títulos. La Juve en todas sus líneas a lo largo de los años conformó a los mejores jugadores del momento, apenas había puntos débiles. Además de varios Scudettos, la Juventus ganó los títulos más importantes del continente. Entre ellos está la Copa de Europa, el fatídico partido de Heysel. Estos son los jugadores más importantes:
Portero: Zoff.
Defensa: Scirea, Gentile.
Medios:Tardelli, Prandelli, Laudrup.
Delanteros:Bettega, Virdis, Paolo Rossi, Boniek, Platini, Serena, Ian Rush, Schillaci.

MILAN

El caso del Milan es totalmente diferente al de la Juve. El equipo lombardo no logró plasmar sus éxitos tanto dentro Italia sino que la mayoría de alegrías llegaron gracias a los trofeos conquistados en las competiciones continentales:

-1 Scudetto (87/88)
-2 Copas de Europa (88/89 y 89/90)
-1 Intercontinental (1989)
– 2 Supercopas de Europa (1989 y 1990)

El Milan tardó varios años en despegar e iniciar su senda triunfal. De hecho en la temporada 81/82 desciende a la Serie B con notables jugadores en su plantilla: Baresi, Tassotti, Joe Jordan o Antonelli. Pero los aficionados rossoneros recuerdan especialmente la época de los holandeses y de entrenadores como: Sacchi y Capello. A partir de ese momento y también a lo largo de los 90 se crea uno de los mejores equipos jamás vistos. Estos son los jugadores más importantes:
Portero: Galli.
Defensa: Baresi, Tassotti, Costacurta, Maldini.
Medios: Di Bartolomei, Donadoni, Ancelotti, Gullit, Albertini, Rijkaard.
Delanteros: Jordan, Anteonelli, Virdis, Paolo Rossi, Massaro, Van Basten.

INTER

Como le ocurrió a su eterno rival, el Inter también tardó varios años en demostrar su potencial. Tan solo logró ganar dos títulos pero al término de la década comenzó un periodo que daría qué hablar: el Inter de los alemanes. De la mano del mítico entrenador: Giovanni Trapattoni. Il Trap tras triunfar en la Juventus durante diez temporadas llegó al club nerazzurri.

-1 Scudetto (88/89)
-1 Coppa Italia (81/82)

Pese a no lograr ningún título continental y apenas en Italia, el Inter contó con grandes jugadores. Sobre todo a partir de la temporada 88/89 aunque tiempo atrás también contó con buenas plantillas.
Portero: Zenga.
Defensa: Bergomi, Baresi, Ferri, Passarella, Brehme.
Medios: Tardelli, Matthäus.
Delanteros: Altobelli, Rummenigge, Serena, Ramón Diaz, Klinsmann.

NAPOLI

Sin duda esta es la época histórica del club del sur. Durante este periodo se gestó el mejor equipo de su historia, lleno de extraordinarios jugadores y sobre todo con Diego Armando Maradona. Ha pasado mucho tiempo desde que los napolitanos vieran ganar títulos a aquella plantilla de leyenda pero ninguno de ellos los olvida. Al inicio de la década el Napoli estaba en los primeros puestos, sin una estrella que les hiciera aspirar a lo máximo. Hasta que en 1984 Maradona llegó a Nápoles, se desató la locura en la ciudad.

-2 Scudettos (86/87 y 89/90)
– 1 Coppa Italia (86/87)
-1 Copa de la UEFA (88/89)

Pero no solo estaba el 10 argentino en aquella plantilla, también había jugadores de enorme calidad que hicieron al club partenopeo uno de los referentes tanto italiano como europeo. Son clásicos aquellos enfrentamientos ante los grandes de Italia, sobre todo ante el Milan. También aquellos duelos entre Platini y Maradona.
Defensa: Krol, Ferrara, Renica.
Medios: Bertomi, De Napoli, Crippa, Alemao.
Delanteros: Pellegrini, Maradona, Giordano, Carnevale, Careca, Zola.

ROMA

El equipo de la capital tuvo muchísimo protagonismo, luchó con los conjuntos poderosos del país durante prácticamente los diez años, fue de los pocos equipos que no dio bajones importantes de una temporada a otra. Posiblemente se conformó la mejor plantilla de sus historia a la que solo faltó un gran título europeo. Perdieron una final de la Copa de Europa (83/84) en su propio estadio, Olímpico, ante el Liverpool en los penaltis.

-1 Scudetto (82/83)
-3 Coppa Italia (80/81, 83/84 y 85/86)

La Roma mantuvo un magnífico nivel en Italia, de hecho junto a la Sampdoria es el conjunto con más Coppa Italia durante aquellos diez años. El fuerte de aquel equipo era sobre todo el centro del campo, no tenía nada que envidiar al de la Juventus o incluso Milan.

Defensa: Nela, Vierchowod.
Medios: Falcao, Ancelotti, Conti, Di Bartolomei, Giannini, Toninho Cerezo.
Delanteros: Pruzzo, Graziani, Boniek, Völler.

SAMPDORIA

El equipo genovés fue una de las referencias, pese a ser un equipo bastante modesto en comparación con el resto de clubes, supieron sacar el máximo rendimiento a sus jugadores. Una de las claves fue firmar a jugadores prometedores, ficharon muy bien durante estos años. Lograron títulos tanto dentro de Italia como fuera de ella.

-3 Coppa Italia (84/85, 87/88 y 88/89)
-1 Recopa de Europa (89/90)

La Samp confeccionó una plantilla joven, de cara al futuro. Años después incluso tendrían la ocasión de convertirse en campeones de Europa en la final vs F.C Barcelona. El mayor peligro estaba en su delantera, durante años mantuvo la pareja de moda en el fútbol italiano.

Portero: Pagliuca.
Defensa: Vierchowod.
Medios: Brievel, Toninho Cerezo, Katanec, Víctor Muñoz.
Delanteros: Trevor Francis, Mancini, Vialli, Chiesa.

FIORENTINA

La Fiore se trata de uno de los equipos que siempre estuvo a las puertas del éxito, no logró ganar un solo título. El problema no era la plantilla, ya que durante esta época contó con jugadores de una calidad impresionante. De hecho tuvo en sus filas a dos de los mejores 10 de Italia: Antognoni y Baggio. Además también contó con uno de los jugadores brasileños con más talento: Sócrates. Posiblemente años atrás, esa generación de jugadores habría logrado ganar más de un título. En la temporada 89/90 perdió la final de la UEFA ante la Juventus.

Portero: Galli.
Defensa: Passarella, Carboni, Gentile.
Medios: Antognoni, Sócrates, Dunga.
Delanteros: Bertomi, Graziani, Massaro, Baggio, Pruzzo.

HELLAS VERONA, TORINO, UDINESE Y LAZIO

De todos esos conjuntos tan solo uno conquistó un título, y ese es el Hellas Verona. A día de hoy el equipo de Verona está en la Serie B, todo tiempo pasado fue mejor. Resulta muy asombroso que este modesto club se hiciera con el Scudetto de la temporada 84/85. Justo tras las hegemonía de la Juventus y antes del crecimiento del Napoli o Milan. En sus filas había jugadores de calidad pero muy poco conocidos para el gran público, por ejemplo: Di Gennaro (medio), Brievel (medio) o el más conocido de todos, Elkjaer. El futbolista danés tuvo además un gran reconocimiento europeo, quedó 3º (1984) y 2º (1985) en el Balón de Oro.

Torino y Udinese no ganaron ningún título , los de Friuli estuvieron además bastante lejos de poder hacerlo. El Torino si estuvo algo más cerca de ganar un Scudetto, peleó durante un par de años la Serie A. Aun así en sus plantillas había jugadores únicos, jugadores que hoy en día se les recuerda como auténticos mitos. Por ejemplo en Udine jugaron: Zico (medio), Tesser y Edinho (defensas) o Virdis y Carnevale (delanteros). En cambio en Turín como Zico y Sócrates, otra leyenda brasileña también tuvo su presencia en Italia, no es otra que Junior (medio). Aunque también jugaron allí: Serena y Polster (delanteros).

La Lazio no vivió su época dorada en los 80, tuvo jugadores de calidad pero era un equipo de media-baja clasificación. De hecho en la temporada 84/85 desciende a la Serie B, en aquel equipo estaban Laudrup (medio) o Giordano (delantero) entre otros buenos jugadores. En la próxima década si tendrían un mayor protagonismo.

La hegemonía era tal en aquellos tiempos que el trofeo más famoso del fútbol, el Balón de Oro, se le otorgaba en la mayoría de ocasiones a un jugador que militase en la Serie A. No solo copaban lo más alto del podio sino que también ocupaban las segundas y terceras posiciones. Las cifras asustan: 8 Balones de Oro y 9 segundas y terceras posiciones.

1º Balón de Oro: Paolo Rossi (1982, Juventus), Platini (1983, 1984 y 1985. Juventus), Gullit (1987, Milan), Van Basten (1988 y 1989, Milan) y Matthäus (1990, Inter)

2º Balón de Oro: Elkjaer (1985, Verona), Gullit (1988, Milan), Baresi (1989, Milan) y Schillaci (1990, Juventus).

3º Balón de Oro: Boniek (1982, Juventus), Elkjaer (1984, Verona), Rijkaard (1988 y 1989, Milan) y Brehme (1990, Inter)

Viendo el actual estado del Calcio, para muchos resultará impensable que en un largo periodo Italia estuviese en boca de todos y no precisamente por casos de corrupción o por el mal estado de su liga. El mundo entero observaba con envidia un campeonato donde partían cinco o seis equipos diferentes como favoritos para lograr el Scudetto. La gran mayoría de jugadores quería ir a jugar a la Serie A, las grandes estrellas no salían de allí. Esta supremacía no duró tan solo una década, en los 90 continúo pero a partir del final de esta, poco a poco se fue diluyendo. Hoy en día apenas quedan señales de aquella etapa, resulta inimaginable que un fenómeno así vuelva a ocurrir jamás.

Iñaki Lorda; @lordnapoli

Sampdoria 0 Napoli 1

Deja un comentario

Importante triunfo del Napoli en Marassi, con lo que una semana más compartirá liderato con la Juventus. A pesar de la derrota la Samp no debe preocuparse ya que está jugando bien y mantiene la quinta plaza, a 2 puntos de puestos UCL.
SAMPDORIA: Romero; Berardi (42′ ST Poulsen), Gastaldello, Rossini, Costa; Munari (45′ ST De Silvestri), Obiang, Soriano (36′ ST Icardi); Estigarribia, Eder, Krsticic.
NAPOLIDe Sanctis; Campagnaro, Cannavaro, Gamberini; Maggio (46′ ST Mesto), Behrami, Inler, Hamsik (39′ ST Dzemaili), Zuniga; Pandev (20′ ST Insigne), Cavani.
Claves:
-El penalti y la roja directa a Gastaldello por una zancadilla a Hamsik decantaron el partido hacia los azzurri en el segundo tiempo.
-La defensa local cerró todos los huecos y solo fallo en la acción antes comentada.

Napoli 3 Parma 1

Deja un comentario

Tercera victoria napolitana consecutiva ante un flojo Parma, con lo que los partenopeos siguen en lo más alto de la clasificación junto a la Juventus y a la Lazio, todos con 9 puntos. No tuvieron fortuna los de Donadoni de cara a puerta salvo en el gol de Parolo  y concedieron mucho atrás.

Napoli: De Sanctis, Campagnaro, Cannavaro, Aronica (1′ st Gamberini), Maggio, Inler (20′ st Behrami), Dzemaili, Hamsik, Zuniga, Pandev, Cavani (31′ st Insigne).

Parma: Mirante, Zaccardo, Paletta, Lucarelli, Rosi (35′ st Palladino), Galloppa, Valdes, Parolo (23′ st Acquah), Gobbi, Belfodil, Ninis (13′ st Pabon).

Claves:

-La rapidez con la que el Nápoles se puso por delante. Es el escenario soñado por Mazzarri, marcar pronto, esperar atrás y salir a la contra.

-La vuelta de Pandev al XI después de haber cumplido la sanción y el partidazo que se marcó, provocando el penalti, dando una asistencia y marcando un gol.

-La poca fortuna que tuvo el Parma en ataque, con algo más de suerte y la endenblez defensiva de los locales, podían haber arañado un punto.

Anécdota:

-El césped de San Paolo han recuperado se imagen habitual, tras haber sido cambiado en su totalidad.

Fiorentina 2 Catania 0

Deja un comentario

Primera derrota de la temporada para el Catania, lo cierto es que no tenían una sencilla salida. Aun así los jugadores de Maran se mantienen en la zona media de la tabla.

FIORENTINA: Viviano, Rodriguez, Roncaglia, Pizarro, Jovetic, Cuadrado, Borja Valero, Migliaccio, Ljajic, Pasqual, Tomovic.

CATANIA: Andujar, Spolli, Almiron, Legrottaglie, Begessio, Lodi, Marchese, Gomez, Alvarez, Biagianti, Barrientos.

Claves:

-Jovetic está un escalón por encima.

-El tridente de arriba: Gómez-Barrientos-Bergessio no tuvo su día.

-Volvió el gran Luca Toni anotando el 2-0

Older Entries